▷ Guía de Regulaciones y Permisos para Instalar Pérgolas Solares

Regulaciones y permisos para instalar pérgolas solares

Una pérgola, de por si, ya ofrece grandes ventajas y beneficios, aunque se le puede sacar mucho más partido si se trata de una pérgola solar. Es decir, de una pérgola con la capacidad de generar energía a través de placas solares. Sin embargo, para llevar a cabo la instalación de estas estructuras de manera legal y segura, es esencial comprender las regulaciones y obtener los permisos necesarios.

Por ese motivo, a lo largo de este artículo, exploraremos la importancia de cumplir con las regulaciones y permisos para la instalación de pérgolas solares. Así, podrás conocer las normativas locales, las consecuencias de no seguirlas y, además, te proporcionaremos una guía detallada sobre cómo obtener los permisos requeridos.

¿Por qué son importantes las regulaciones y permisos?

En cuanto a materia de regulación en placas solares, cada municipio tiene la potestad de legislar como desee. En este sentido, el cumplimiento de las regulaciones locales y la obtención de permisos adecuados son fundamentales en el proceso de instalación de pérgolas solares. Además, hay que prestar atención ya que estos pueden variar mucho según la pérgola y la localidad.

Ignorar estas normativas puede acarrear consecuencias bastante desagradables:

  • Desde sanciones financieras hasta el desmantelamiento de la estructura.
  • Otra razón de mucho peso es que estas instalaciones deben cumplir unos requisitos que garanticen su seguridad y su integridad estructural. De lo contrario, lo peor no sería una sanción, sino que la estructura o el suelo se viniesen abajo al pesar más de lo que debe.
  • Por último, un factor de riesgo clave es que la pérgola podría no ser tan sostenible para el medio ambiente como debería.

Al fin y al cabo, las regulaciones están diseñadas para garantizar que tú, tu comunidad, tu propiedad y tu entorno disfrutéis del máximo nivel de seguridad. En el contexto de las pérgolas solares, pueden abordar aspectos como las distancias con respecto a las propiedades vecinas, la capacidad de carga de la estructura y otros factores cruciales para la seguridad y el bienestar general. Por lo tanto, hay que estar al tanto de todos estos factores para que la instalación vaya como la seda.

¿Qué permisos hacen falta?

Las regulaciones varían según la región, por lo que es vital comprender los permisos necesarios en la ubicación específica de la instalación. Puede haber requisitos específicos para la estructura, la conexión a la red eléctrica y otros aspectos técnicos. Para obtener información detallada, es aconsejable consultar las autoridades locales o sitios web gubernamentales que proporcionen los requisitos específicos de cada área. Lo más acertado suele ser contactar con tu ayuntamiento para conocer qué necesitas. Otro método es plantear esta necesidad al proveedor que quieras contratar para la instalación de tu pérgola solar. La mayoría suelen incluir, como mínimo, un servicio de asesoría para guiarte en el proceso. En cualquier caso, los permisos más habituales que se suelen necesitar en toda España son:

  • Si la pérgola supera los 20 metros cuadrados, si interfiere con la altura del máximo del edificio, si se instala en la vía pública o en el exterior de un negocio, o si requiere de algo más que una simple instalación, necesitarás un permiso de obras.
  • Permiso de acceso y conexión a la red eléctrica, así como el contrato de acceso para la instalación de autoconsumo, el contrato de suministro de energía para servicios auxiliares (si lo hay), contrato de compensación de excedentes y contrato de representación.
  • Diseño del sistema fotovoltáico.
  • Autorización administrativa, solo si la pérgola solar supera los 50kWp.
  • Inspección inicial, una vez la pérgola solar esté instalada.

Por último, según la Comunidad Autónoma, el municipio o el tipo de zona residencial o industrial, hay permisos que pueden solicitarse o no:

  • Permiso de la comunidad de vecinos si formas parte de una y si existen limitaciones al respecto.
  • Autorización Ambiental y de Utilidad Pública.
  • Si se instala en un negocio, necesitarás una autorización de explotación.
  • En la mayoría de Comunidades Autónomas, solo por ser solar, es necesario expedir un permiso de obras para colocar la pérgola.

Pérgola solar para jardín

Proceso de obtención de permisos

Según el tipo de permiso necesario, el proceso de obtención difiere. Estos son los pasos que debes seguir para obtener cada uno de ellos:

Permiso o licencia de obras

Consulta con tu instalador para saber si lo necesitas ya que no siempre es así. En caso de que si lo sea, este se solicita al ayuntamiento cumplimentando el modelo correspondiente y abonando el impuesto municipal ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras). Además deberás aportar:

  • El DNI del solicitante.
  • La documentación de delegación que acredite la representación del técnico instalador.
  • El justificante de pago de las tasas ya mencionadas.
  • El Proyecto Técnico de la pérgola solar y Diseño del Sistema Fotovoltáico. Recuerda que lo suelen solicitar por triplicado.

Permisos energéticos o de consumo

Estos se solicitan a la empresa eléctrica con la que vayas a gestionar al electricidad que genere la pérgola solar. Cada empresa sigue sus procesos y estos difieren según el uso que le des a tu instalación de autoconsumo. Además, también pueden variar según la región en la que se haga la instalación. Por ese motivo, lo más recomendable es que contactes con tu proveedor de energía para que te guíe en el proceso y saber si necesitas alguno de estos permisos y contratos:

  • Contrato de acceso para la instalación de autoconsumo.
  • Contrato de compensación de excedentes.
  • Permiso de acceso y conexión a la red eléctrica.
  • Contrato de suministro de energía para servicios auxiliares.
  • Contrato de representación.

Autorizaciones de la administración

Este tipo de autorizaciones y permisos también varían según la Comunidad Autónoma y según la potencia de la pérgola solar. De nuevo, lo más recomendable es contactar con tu ayuntamiento para conocer cuáles son las que te van a solicitar en tu caso particular:

  • Autorización administrativa, en caso de que la pérgola supere los 50kWp de potencia.
  • Autorización Ambiental y de Utilidad Pública.
  • Si se trata de una pérgola que se instala en un negocio o tiene un uso industrial, es posible que necesites una Autorización de Explotación.

Pérgola solar adosada

Consideraciones especiales para pérgolas solares

Por lo general, la instalación de una pérgola común no suele acarrear grandes complicaciones. Un técnico analiza el terreno y provee lo necesario para colocar la pérgola. De hecho, hay pérgolas que puedes colocar por ti mismo, sin mayor complejidad que el montaje. No obstante, dada la naturaleza única de las pérgolas solares, hay aspectos específicos que debes considerar en relación con las regulaciones. La estructura y la capacidad energética son factores clave que pueden influir en las normativas locales. También es fundamental ajustar el diseño y la instalación para cumplir con estos requisitos específicos y garantizar un funcionamiento seguro y eficiente. Además, al tratarse de una tecnología emergente, cada municipio y cada Comunidad Autónoma marcan sus propias pautas para las instalaciones de autoconsumo. Por supuesto, esto incluye a las pérgolas solares, Por ese motivo, siempre es posible que existan otras licencias y permisos necesarios que no están incluidos entre los más habituales. En definitiva, es necesario tener en cuenta todos estos factores antes de poner una pérgola solar. Lo bueno es que aportan una ventaja superior a la de cualquier otro cerramiento: generan energía que puedes aprovechar para tu hogar o negocio.

Trabajar con profesionales calificados

Como puedes ver, instalar pérgolas solares es una tarea en la que resulta complicado aportar todos los datos si no se conocen primero:

  • La localidad de la instalación.
  • Las dimensiones de la pérgola.
  • Los materiales y características únicas de la pérgola.
  • El lugar en el que irá instalada.
  • La potencia y capacidad de la placa solar de la pérgola.
  • El ámbito en el que se utilizará, ya sea privado o comercial.
  • Si existe o no una comunidad de vecinos.

Por este motivo, para poder garantizar el cumplimiento adecuado de las regulaciones y obtener los permisos necesarios, es esencial trabajar con profesionales cualificados en la instalación de pérgolas solares. La elección de proveedores, fabricantes o empresas especializadas que estén familiarizadas con las regulaciones locales minimiza los riesgos y asegura una instalación limpia y ágil, pero sobre todo, legal. En este sentido, desde PrecioCerramientos podemos ser tu aliado más valioso.

Tu nos dices qué tipo de pérgola solar estas buscando y nosotros nos ponemos en contacto con las empresas de tu zona. En cuestión de horas recibirás varios presupuestos para que puedas compararlos, asegurándote que los contratistas sean competentes y estén al tanto de las regulaciones locales. Así te ahorrarás mucho tiempo buscando y contactando con la empresa ideal, ya que nosotros lo hacemos por ti. En conclusión, el conocimiento y cumplimiento de las regulaciones y permisos son esenciales para garantizar el éxito y la sostenibilidad de la instalación de pérgolas solares.

Al seguir las normativas locales, trabajar con profesionales calificados y aprovechar recursos como PrecioCerramientos, podemos contribuir a un futuro más verde y sostenible.