Todo lo que necesitas saber antes de instalar Pérgolas Bioclimáticas

Todo lo que necesitas saber antes de instalar Pérgolas Bioclimáticas

Pocos cerramientos se han disparado tanto como las Pérgolas Bioclimáticas en los últimos años. Gracias a sus capacidades, cada vez más gente considera colocarlas tanto en sus hogares como en sus negocios. No obstante, antes de instalarlas es preciso valorar todo lo que supone. Por ese motivo, a lo largo de este artículo veremos cuáles son las ventajas e inconvenientes de poner una Pérgola Bioclimática.

Inconvenientes de las pérgolas bioclimáticas

Previo a colocar una pérgola bioclimática en tu propiedad, es fundamental analizar cuáles son los inconvenientes de hacerlo. Así sabrás con certeza si puedes y si te interesa realmente hacerlo, o no. En este sentido, debes tener en cuenta que:

  • Hay algunas restricciones legales.
  • La superficie en la que se instalará debe estar preparada para ello.
  • Es un cerramiento costoso en comparación con otros.
  • Perderás algunos metros cuadrados.
  • Hay que contratar instaladores profesionales.

Restricciones de instalación

Muchas localidades españolas tienen una legislación clara sobre la posibilidad de instalar cerramientos en determinados espacios.

Por ejemplo, puede que quieras poner una pérgola bioclimática en la terraza de tu negocio, que da a un paseo. En ese caso, deberás garantizar que el ayuntamiento no haya limitado la colocación de cerramientos en esa calle en concreto.

Cada caso es un mundo y varía mucho según:

  • El municipio en el que se instala el cerramiento.
  • La calle y la zona del municipio.
  • El tipo de construcción, ya sea un edificio con una fachada que no se puede alterar, un chalet, un local comercial, una azotea, etc.

Para saberlo con claridad lo que debes hacer es acudir a tu ayuntamiento y preguntar sobre la normativa vigente en materia de cerramientos. Así podrás conocer de primera mano qué puedes instalar y que no.

Requisitos de seguridad del terreno

Una vez superada la barrera legal, si puedes poner una pérgola bioclimática tendrás que garantizar que sea seguro hacerlo.

Esto se debe a que el terreno debe estar perfectamente nivelado para que la estructura se mantenga estable. En consecuencia, no se podría poner una pérgola bioclimática en un césped o un terreno de tierra. Lo mismo sucede si cuentas con un suelo irregular o cuyas baldosas se han ido descolocando con el tiempo.

En cualquier caso, la solución es sencilla. Se puede nivelar el terreno, colocar una pequeña plataforma, realizar una reforma, etc. Lógicamente, esto afectará al presupuesto, pero no es un problema insalvable.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta el peso de la pérgola y si la superficie en la que se instalará puede soportarlo. Se trata de una cuestión que afecta más a terrazas en altura, áticos y azoteas. La clave es que el cerramiento nunca debe poner en riesgo la integridad estructural de la construcción.

Para garantizar que la instalación será segura, deberás solicitar a un técnico especializado en la instalación de estos cerramientos que realice una inspección preliminar. Por suerte, este procedimiento es básico antes de instalar cualquier cerramiento de porche, de modo que no supondrá ningún sobrecoste.

instalar pérgolas bioclimáticas

Costes de la instalación

Otro motivo que puede disuadir a algunas personas para no poner pérgolas bioclimáticas es que su precio puede llegar a ser muy elevado.

Lógicamente, siempre existen opciones económicas que casi cualquiera se puede permitir. Este es el caso de las pérgolas bioclimáticas que no incluyen extras, tienen un diseño estándar y se colocan en un espacio que no presenta inconvenientes.

Ahora bien, la instalación se puede encarecer mucho si:

  • El lugar requiere ser reformado para instalar la pérgola, ya sea por el nivel del suelo o para hacer espacio.
  • Hay que establecer una conexión eléctrica hasta la pérgola bioclimática o habilitar algún sistema de alimentación a la red energética para que la pérgola funcione.
  • La pérgola debe ser fabricada con unas dimensiones atípicas, materiales de mayor calidad, etc.
  • Solicitas extras como iluminación, aclimatación de aire frío y caliente, pulverizadores de agua, altavoces, paneles solares, etc.
  • Quieres que la pérgola bioclimática sea de diseño personalizado.
  • Combinas la pérgola con otros cerramientos como las cortinas de cristal.

Es, precisamente, la versatilidad, la calidad y la existencia de diseños realmente bellos lo que ha hecho que estos cerramientos de terrazas sean tan populares. Sin embargo, todas estas características tienen un coste que hay que tener en cuenta.

Reducción del espacio disponible

Las pérgolas bioclimáticas son cerramientos que ocupan su espacio. Por un lado, hay que tener en cuenta que deben estar conectadas a la luz. Esto implica que deben estar en un lugar apto para ello o habilitar dicha conexión. Además, las columnas tienen unas dimensiones mínimas que hay que respetar.

En este sentido, aunque sean unos centímetros cuadrados por cada elemento, el conjunto total implica perder algo de amplitud. Este es el caso con cualquier tipo de pérgola, de modo que no es ninguna sorpresa. Sin embargo, hay que tenerlo en consideración, sobre todo si el espacio del que dispones es pequeño o angosto.

A ello cabe añadir que vas a cerrar un espacio abierto, de modo que tu percepción de la amplitud del ambiente también cambiará y te resultará más pequeño. Es decir, aunque en realidad solo hayas perdido un metro cuadrado útil, puede que te parezca que has perdido tres o cuatro.

Necesidad de profesionales para la instalación

A diferencia de otros cerramientos de patio, las pérgolas bioclimáticas tienen ciertas complicaciones que exigen la presencia de un profesional cualificado.

Por supuesto, siempre podrías embarcarte en la aventura de hacerlo por tu cuenta, nadie puede impedírtelo. Sin embargo, correrías el riesgo de no saber si la instalación es realmente segura o si está bien hecha.

En cualquier caso, contar con un profesional que lo haga todo no es tan malo. En primer lugar, tendrás la garantía de que si algo sale mal, deberán solucionarlo por ti. En segundo lugar, unas manos experimentadas se preocuparán de hacerlo todo como es debido. Por no hablar de que nadie es mejor que el propio fabricante a la hora de instalar su producto.

Ventajas de las pérgolas bioclimáticas

Una vez superados los inconvenientes, que en general son circunstanciales y de fácil solución, toca hablar de lo bueno que tienen las pérgolas bioclimáticas. No por nada se han hecho tan populares. En este sentido, cabe destacar que:

  • Permiten aprovechar mejor el jardín y los espacios exteriores.
  • Generan un ambiente fácil de controlar y regular.
  • Poseen un diseño que, incluso en su vertiente más sencilla, es elegante y personalizable.
  • Incrementan el valor de la propiedad en la que se instalan.
  • Se pueden combinar con acristalamientos y otros cerramientos.

Pérgolas bioclimáticas con lamas orientables

Extensión del uso del jardín

La función principal de una pérgola bioclimática es su mayor ventaja: te permite disfrutar de tu jardín, o de cualquier lugar en el que la instales, independientemente del tiempo que haga.

Por lo general, lo más apropiado es aprovecharla cuando hace calor, ya que generan sombra y pueden integrar aire acondicionado o humidificadores. No obstante, también es posible usarlas en otoño e invierno junto a una estufo u otro sistema de aclimatación.

Gracias a que el techo está compuesto por lamas automatizadas que se adaptan al clima, podrás tener sombra o sol según lo prefieras. En caso de lluvia también podrás cubrirte bajo la pérgola.

En consecuencia, disfrutar de espacios como el jardín, la azotea o la terraza ya no dependerá del clima ni de la estación. Podrás usarlos siempre que quieras, ya sea para relajarte, celebrar algo o para impulsar un negocio.

Facilidad de regulación

Otra fantástica ventaja de las pérgolas bioclimáticas es que es muy fácil regular sus funciones. Tan fácil que prácticamente no tendrás que hacer nada ya que la mayoría de sus características se pueden automatizar.

Por ejemplo, el componente que todas pérgolas bioclimáticas incluyen son las lamas automáticas. Estas se pueden configurar para que sigan al sol, generando siempre el porcentaje de sombra que tu prefieras. También se puede configurar esta función junto a los sensores de temperatura y viento. Así, en caso de que cualquiera de estos parámetros supere determinado nivel, las lamas se situarán en la posición idónea para reducirlos.

A ello cabe añadir que puedes solicitar diferentes extras al instalar tu pérgola bioclimática como:

  • Luces integradas: según vaya atardeciendo, los dispositivos LED detectarán la luminosidad y se irán encendiendo con mayor intensidad para crear un ambiente espectacular. Además, podrás variar el color de las luces LED para generar una atmósfera más fresca o más cálida.
  • Humidificador: Puede ser de vapor para mejorar la calidad del aire o de agua pulverizada para refrescarte en verano. En el primer caso, se activará en función de la humedad ambiente. En el segundo caso, lo hará en función de la temperatura.
  • Altavoces: podrás controlar el volumen y lo que quieras reproducir a través de ellos mediante la tecnología Bluetooth desde su teléfono móvil.
  • Sistemas de aclimatación: podrás integrar aire acondicionado, calefacción o estufas para que la temperatura siempre sea la idónea. Lógicamente, podrás automatizarlos para que se activen en función del frio o el calor que haga.

Para que estas funciones sean posibles, las pérgolas bioclimáticas cuentan con sensores que pueden detectar la luminosidad ambiente, el viento, la exposición al sol, la temperatura, la humedad, etc.

Por supuesto, todas estas funciones se pueden conectar tanto a un control remoto como a una aplicación para tu smartphone. Así dispondrás de un control total sobre todas las funciones de tu pérgola bioclimática.

pérgolas bioclimáticas

Diseño elegante y personalización

Las pérgolas bioclimáticas suelen diseñarse, por defecto, con un acabado moderno y elegante que eleva la estética de cualquier lugar. No obstante, no existe un estilo único ya que se pueden personalizar al gusto con diferentes diseños, materiales y texturas. Así podrás disponer de una pérgola bioclimática que encaje a la perfección con el ambiente y la arquitectura del lugar en el que la vas a instalar.

Además, si quieres una pérgola bioclimática que cuente con todos los extras, podrás solicitar al fabricante que los integre de manera discreta. De este modo no serán visibles ni rupturistas con tu estilo. Lógicamente, esto supone un sobrecoste, pero en la mayoría de casos merece mucho la pena.

Aumento del valor de la propiedad

Incluso en su variante más sencilla, las pérgolas bioclimáticas incrementan el valor de la propiedad en la que se instalan. Esta es una característica propia de la mayoría de cerramientos. No obstante, este tipo de cerramiento en particular es uno de los mejor diseñados, de modo que su impacto en el precio de venta de una propiedad es mayor.

Como es lógico, conforme más extras tenga la pérgola y mejores materiales la conformen, más la rentabilizarás al vender tu inmueble.

acristalar pérgola bioclimática

Opciones de acristalamiento

Otra gran ventaja de las pérgolas bioclimáticas es que sirven de estructura para instalar acristalamientos. Esto las hace totalmente compatibles con:

  • Cortinas de cristal abatible: lo más apropiado, para salvaguardar la función, la finura y el estilo de la pérgola, es combinarlas con cortinas de cristal. Así podrás abrir los paneles de vidrio por completo y disfrutar de ella como si no tuviese un acristalamiento. Por el contrario, podrás cerrarlos cuando lo desees para una mejor aclimatación.
  • Cortinas de cristal corredera: esta combinación hará que un porcentaje de la pérgola siempre esté cerrado incluso si se abre por completo. A cambio, dispondrás de un mejor aislamiento acústico y térmico que con las cortinas de cristal.
  • Ventanales fijos o en corredera de todo tipo: si lo que quieres es crear un espacio más robusto que esté bien protegido del ruido y del frío, algo muy útil en grandes ciudades y localidades frías, esta es la mejor alternativa. El abanico de opciones es enorme, pudiendo poner vidrios solares, con cámara de aire, etc.
  • Puertas de vidrio: a los ventanales fijos les va genial poner puertas de cristal, de modo que haya una entrada al cerramiento bien integrada.
  • Barandillas de cristal: aunque es una combinación menos habitual, poner barandillas de cristal (u otros materiales) es útil en dos casos. La primera situación es si tienes niños o mascotas. Con las barandillas mantendrás todas las funciones de la pérgola sin tener que preocuparte por los más pequeños de la casa. La segunda situación es para delimitar mejor el espacio de terraza de un negocio, una práctica habitual en zonas donde hay muchos locales juntos.

Cómo tomar la mejor decisión

Ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de instalar una pérgola bioclimática, estás en disposición de saber si es el tipo de cerramiento que tú necesitas. En cualquier caso, siempre recomendamos valorar:

  • El espacio del que dispones.
  • La normativa de tu localidad.
  • Tu presupuesto.
  • Los extras que quieres añadir a la pérgola.
  • El estilo de tu vivienda.
  • La medida en la que la pérgola te permitirá aprovechar mejor el espacio.

Con todo ello en mente, estamos seguros de que instalar una pérgola bioclimática será la decisión más sencilla de tu vida. En cualquier caso, en PrecioCerramientos somos expertos en todo tipo de cerramientos. Solo tienes que contarnos cómo quieres que sea tu pérgola bioclimática y nosotros te ayudaremos. Primero nos pondremos en contacto con los mejores fabricantes e instaladores de tu zona. En cuestión de horas te enviaremos varios presupuestos para que puedas comparar y decidir, sin tener que perder tiempo buscando. Así la decisión será todavía más fácil.